El blog de los Curiosos

El bosque de los suicidios

(Advertimos de que este artículo contiene imágenes fuertes que pueden herir su sensibilidad)

Todos sabemos que Japón es uno de los países con la tasa más alta de suicidios del mundo, allí es casi normal que cada día aparezca alguna noticia en televisión o periódicos sobre algún suicidio, pero lo que muchos no saben que en los últimos tiempos se esta poniendo de “moda” acudir a un lugar en concreto a cometer esos suicidios, ese lugar en concreto es el bosque de Aokigahara, también conocido como Jyukai (Mar de Árboles), ocupa más de 3.000 hectáreas y esta ubicado a los pies del monte Fuji, que se encuentra al oeste de Tokio. Este bosque es elegido por decenas de personas todos los años para quitarse la vida. El récord se marco en el año 2002, con 78 cadáveres encontrados.

Anualmente, un equipo de bomberos y policías que sobrepasa las 300 personas se adentra en Aokigahara para retirar los cadáveres que no han sido encontrados a lo largo del año por los visitantes y guardias forestales. Además, una furgoneta de la policía patrulla los alrededores del bosque diariamente en busca de posibles suicidas.

La cercanía a la gran ciudad de Tokio también es una de las causas por las que muchos suicidas acudan hasta este lugar, quizás en busca de un lugar tranquilo donde llevar a cabo su último deseo. Otro motivo importante por el que los suicidas se quitan aquí la vida es el económico. En Japón, los familiares de los suicidas tienen que correr con los gastos económicos que pueda  provocar el suicida, sean del tipo que sean, por ejemplo si alguien decide arrojarse a las vías del tren, la familia tendrá que acarrear con el coste de los retrasos en el trayecto a todos los pasajeros del mismo e indemnizar a la compañía ferroviaria por todos los inconvenientes que pueda causar.

En el bosque suicidarse es gratis y no conlleva ningún gasto.

Las autoridades colocaron carteles en el bosque con el siguiente texto: “Tu vida es valiosa y te ha sido otorgada por tus padres. Por favor, piensa en ellos, en tus hermanos e hijos. Por favor, busca ayuda y no atravieses este lugar solo”.

Imágenes como estas son muy corrientes recorriendo los frondosos y oscuros caminos que ocupan las casi 3.000 hectáreas de bosque, el sistema preferido de los suicidas para llevar a cabo su muerte es colgándose con una cuerda atada a la rama de un árbol, muchas veces permaneciendo en el mismo lugar durante meses hasta que son retirados.

Como peculiaridad los más ancianos del lugar dicen que desde hace tiempo casi no hay sonidos más que el viento sonando a través de las hojas.


2 comentarios

  1. stefany soy atea y muerdo

    ta bien, que se maten y de forma economica. me da igual. cada quien es dueño de su vida y puede hacer lo que quiera, y lo que sobra en este mundo son humanos, asi que adelante.

    octubre 23, 2010 en 2:19 am

    • Ele

      stefany: atea, mordedora y bastante estúpida

      septiembre 1, 2011 en 7:55 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s