El blog de los Curiosos

Un mar de dunas

Invocado por el viento y el agua, el mágico paisaje arenoso de la costa meridional de Brasil no es un espejismo.La laguna Azul, una popular atracción turística, resplandece al pie de unas dunas que parecen de azúcar en el Parque Nacional Lençóis Maranhenses, situado a hora y media en coche (seguida de una larga caminata) de la localidad brasileña de Barreirinhas.

En una tierra aún empapada tras la estación lluviosa, un río teñido por los taninos de un bosque cercano vetea la arena.

Durante los fértiles meses lluviosos, las cabras pacen en libertad la vegetación silvestre; cuando llega la estación seca, los habitantes del parque reúnen el rebaño.

Las blancas arenas y las aguas centelleantes del parque albergan aves que nidifican, tortugas y peces. Sin embargo el equilibrio ecológico es frágil. Los excursionistas y los ciclistas pueden recorrer las dunas, los vehículos motorizados, no.

El agua oscura por los taninos inspiró el nombre del río Negro, que serpentea entre las arenas vírgenes. Las prósperas comunidades de algas de las lagunas del parque pueden teñir el agua de verde o de azul.

Fuente: National Geographic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s