El blog de los Curiosos

Ciudades abandonadas

En nuestro planeta, hay muchos sitios llenos de misterio, que supieron ser ciudades con decenas de miles de personas y hoy sólo las habita el silencio y la soledad. Visitar lo que supo ser una ciudad y hoy es un montón de restos abandonados, es una experiencia muy diferente a otras que puedas vivir en tus viajes.

Creo que a todos nos despiertan curiosidad esos lugares abandonados, o construcciones que en algún momento dejan de ser lugares llenos de vida y se transforman en sitios oscuros, vacíos y silenciosos. A continuación haremos un recorrido por lugares sorprendentes: Ciudades fantasmas, abandonadas o en decadencia…donde no es bueno quedarse sólo, al menos de noche.

1) La isla de Hashima ( Japón)

La isla de Hashima, también conocida como Gunkanjima (isla buque de guerra) se encuentra a 19 kilómetros al suroeste de la ciudad de Nagasaki, Japón. Dicha isla albergó una mina de carbón entre 1887 y 1974. La isla fué comprada por la compañía Mitsubishi en 1890, interesada en la mina con la intención de probar la extracción de carbón bajo el nivel del mar.

Esta isla concentró una gran cantidad de personas es un espacio muy pequeño. El punto máximo se alcanzó en 1959, cuando la isla alcanzó una población de 5.259 personas, con una densidad de 3.460 habitantes por kilómetro cuadrado.

En 1974 la empresa Mitshubishi decidió cerrar la mina y la isla se convirtió de la noche a la mañana en un lugar fantasma. Estremecen el recuerdo de la isla aún viva y el espectro en el que se ha convertido después. Como en el resto de lugares abandonados del mundo, el clima y los años se han encargado de transformar lo que fue una ciudad llena de vida en un montón de escombros y de edificios fantasmales.

2) Pripiat, el pueblo fantasmal cerca de Chernobil

Pripiat, es una ciudad fantasma junto a la central que hasta abril de 1986 contaba con al menos 50,000 personas. Era una ciudad próspera, con edificios, jardines, piscinas y niños.

El 26 de abril de 1986 fue la fecha fatídica de la explosión en Chernobil,  tres días después la totalidad de los habitantes que tenía la ciudad comenzaron a ser desalojados; se fueron “con ropa encima”. Sólo se les permitió llevar libros y ropa que no hubieran sido expuestos a la radiación. Dejaron la ciudad sola y vacía. Dejaron todo detenido en el tiempo, y nunca más regresaron a ese lugar.

3) Oradour-sur-Glane


Este pueblo vió morir a sus 642 habitantes de una forma horrorosa durante la Segunda Guerra Mundial a mano de los soldados alemanes como castigo a la resistencia francesa.
Los alemanes tenían intención de acudir a la ciudad Oradeur-Sur-Vayres a sabiendas de que allí se refugiaban un gran núcleo de la resistencia francesa, sin embargo por error acabaron llegando a su vecina Oradeur-Sur-Glane el 10 de junio de 1944.


La leyenda dice que los soldados alemanes reunieron a los hombres en establos y posteriormente les dispararon en las piernas para que murieran lentamente, las mujeres y los niños que habían sido recluidas en una iglesia sufrieron un destino peor puesto que los alemanes la prendieron fuego, dejando dos opciones a la gente de su interior, o bien morir por las llamas o bien morir ante el fuego de ametralladora que les esperaba en la puerta de salida.
Las autoridades francesas decidieron no volver a poblar la ciudad convirtiéndola en un gran monumento en memoria de los muertos y como un recordatorio a lo que pasó en ese lugar.

4) Kolmanskop, la ciudad devorada por la arena

En el año 1908, atraídos por el hallazgo de diamantes en la zona, los alemanes establecieron una mina en la desértica región de Namibia y fundaron la pequeña ciudad de Kolmanskop. La prosperidad de la mina hizo que la ciudad fuera creciendo en tamaño y que sus habitantes construyeran suntuosas mansiones, un salón de baile y hasta un hospital. Pero después de la Gran Guerra los diamantes empezaron a escasear y los alemanes hicieron las maletas.

El aspecto de la actual es el de una ciudad devorada por la arena. El desierto ha ido penetrando en el interior de las mansiones a través de puertas y ventanas, convirtiendo los elegantes recibidores en el refugio de misteriosas dunas y sembrando de inesperadas playas los salones.

Hoy en día, las autoridades namibias se reservan licencias especiales porque no quieren que la zona se sature. Solo unos pocos privilegiados tienen la oportunidad de perderse en la ciudad fantasma y pasear por los salones enterrados por la arena.

2 comentarios

  1. Antón

    Peazo articulo…molaría visitar alguna ciudad de esas para hacer unas fotos o rodar un cortometraje…ke wapo…abria que buscar algun pueblo abandonado en España…

    julio 27, 2010 en 11:55 am

  2. Shaorin

    Te faltó nombrar a Armero, la ciudad debastada por la erupción del Nevado del Ruíz. En Colombia.

    Interesante artículo.

    marzo 14, 2011 en 4:26 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s