El blog de los Curiosos

Pareidolia, simples ilusiones

Una pareidolia es una interpretación arbitraria de la mente humana producida al asociar un patrón o forma con una figura reconocible de una persona u objeto. Puede ocurrir naturalmente como por ejemplo ver un una nube y en ella reconocer un perro o cualquier otro animal, o puede ser inducida artificialmente como cuando un pintor oculta en su obra alguna que otra figura casi imperceptible en el agua o la corteza de un árbol.

Este fenómeno psicológico que se produce de manera inconsciente y continua cuando interactuamos y recibimos estímulos de nuestro entorno. Consiste en percibir formas reconocibles generalmente en imágenes pero que realmente no están ahí. Esto se debe a que nuestro cerebro tiene tendencia a buscar patrones reconocibles en todo lo que nos rodea o parecidos razonables, basandose en la información que ya existe en nuestra memoria. Es algo que no controlamos y que pasa sin querer porque así funciona nuestro cerebro de manera natural, aunque en algunos casos extremos puede ser patológico.

Si no os ha quedado clara la explicación, creo que aquí se puede aplicar eso de que una imagen vale mas que mil palabras.

El demonio de las torres gemelas. Esta es un poco macabra pero también muy famosa. Se trata de una imagen de la CNN, en la que muchos quisieron ver un demonio cornudo carcajeandose y portando una guadaña entre el humo que salía de las defenestradas torres gemelas.

La cara de Marte. Durante años y años esta imagen de un supuesto rostro tallado en la superficie marciana trajo algunos de los debates más acalorados de la historia de la astronomía. Desde astrónomos que aseguraban que no era más que una irregularidad del terreno hasta ufólogos que aseguraban era una señal extraterrestre. No obstante, hace menos de un año imágenes de alta resolución obtenidas con la sonda Mars Express han demostrado que la famosa “Cara de Marte” no es más que un montículo de tierra que visto con cierto ángulo produce una pareidolia más que llamativa.

Árbol con cara. Los arboles son una fuente inagotable de casos de pareidolia tanto en el presente como en el pasado. El hombre siempre ha tenido una especial facilidad para ver formas y detectar parecidos razonables en los arboles, generalmente rasgos de tipo humano.

Calavera en una roca. Este es un claro ejemplo de imagen en la que creo que casi todos percibimos lo mismo rápidamente. La calavera resulta inconfundible y tan real que se pudiera pensar que está pintada a mano en la roca, pero no es así.

El dinero diabólico. En 1954 el Banco de Canada se vio inundado de cartas y peticiones para retirar las monedas de dos dolares ya que en el cabello de la Reina Elizabeth podía verse claramente “la cara del diablo”. Inmediatamente el banco ordenó una reedición de la moneda y el retiró de las calles la serie en cuestión, ya que la gente se detenía en las filas de pago a revisar que sus monedas no fueran malignas deteniendo con esta conducta la fluidez de los pagos.
Hoy en día se sabe que esta pareidolia no fue casual y que en realidad fue creada por uno de los empleados de la casa de la moneda, que era irlandés y miembro del IRA, y quien quería representar a la flamante Reina como una figura malvada a la cual el diablo le susurraba al oído.

2 comentarios

  1. José Ángel Sánchez

    De verdad que cada día me gusta más este blog.

    Saludos. 🙂

    septiembre 1, 2010 en 8:23 pm

    • …gracias por tu apoyo Ángel….Un saludo…..

      septiembre 3, 2010 en 11:41 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s